POR EDUARDO MARTÍNEZ SOTO ALESSI

Hasta antes de 1991, el heavy metal era un género considerablemente restringido en cuanto a exposición y penetración comercial; el público que lo escuchaba y realmente lo disfrutaba era muy limitado y difícilmente podía hacerlo en la radio o en cualquier otro espacio de difusión masiva.

Aquel sonido que a principios de los 70 había sido definido por bandas como Black Sabbath, Led Zeppelin o Deep Purple, cambió de ritmo y aumentó en intensidad en los años siguientes gracias a otras como Iron Maiden, Judas Priest y Motörhead. Pero fue en los años 80 cuando el género explotó y se volvió más extremo y acelerado con la llegada del thrash metal, del que Anthrax, Slayer, Megadeth y Metallica serían los cuatro grandes representantes con álbumes tan importantes como Persistence of Time, Reign in BloodRust in Peace o el grandioso Master of Puppets.

Desafortunadamente, en 1986 Metallica perdió a su bajista Cliff Burton en un trágico accidente de autobús, por lo que James Hetfield, Lars Ulrich y Kirk Hammett decidieron reclutar a Jason Newsted para grabar …And Justice For All (1988) y después empezar a trabajar en un nuevo álbum.

Después de varios meses trabajando de la mano del productor canadiense Bob Rock, entonces artífice del éxito de bandas como Mötley Crüe, Bon Jovi y The Cult, el 12 de agosto de 1991 el cuarteto de San Francisco lanzó al mercado su quinto álbum al que llamarían simplemente Metallica.

NO TODO LO QUE ES NEGRO BRILLA

Conocido también como The Black Album, por su portada completamente negra (con sólo una serpiente y el nombre de la banda en gris tenue), Metallica se convirtió instantáneamente en uno de los álbumes más controversiales de la banda, ya que mientras era alabado por los críticos y se transformaba en un éxito comercial en todo el mundo, muchos de sus seguidores se mostraban decepcionados e incluso furiosos por el sonido tan “suave” que el grupo había adoptado.

metallicajasonSin que la polémica lo afectara -o tal vez en parte gracias a ella- Metallica se erigió como el mejor álbum de heavy metal de todos los tiempos y es un hecho que independientemente del giro que dieron en su estilo musical, en realidad lo más importante del álbum es lo que éste significó para el género, para el grupo y para la industria musical en aquel momento.

Sí, muy lejos habían quedado los riffs largos y acelerados que taladraban los oídos y las letras impensables para la radio de los primeros cuatro álbumes, pero a cambio, The Black Album entregaba entonces un sonido mucho más maduro y comercial; lo suficientemente pesado como para mantenerlo clasificado dentro del género, pero con canciones más cortas y un ritmo más amigable a los -muchos- oídos aún castos de metal.

No cabía duda, Metallica había decidido arriesgarse a expandir sus límites a su manera e intentar volarle la cabeza a un público totalmente nuevo. Y ese riesgo dio frutos: en una semana el álbum vendió medio millón de copias sólo en Estados Unidos, y en cuestión de semanas jóvenes y adultos de todo el mundo, incluso quienes no habían oído hablar antes de la banda, tenían una copia del álbum en su casa y alzaban la mano mientras agitaban la melena al ritmo de “Enter Sandman”, el primer sencillo cuyo riff principal se convertiría en uno de más representativos de la historia del género hasta la fecha.

LA ALEACIÓN PERFECTA

metallica4_bnpicAdemás del cambio de fondo, una parte del éxito de Metallica fue la innovación en la forma. Por un lado el timing del álbum había sido perfecto, empezaban los años 90, el sonido digital y los compact discs causaban revuelo y habían cambiado la forma de escuchar música; y por otro la mano de Bob Rock  con  la tecnología de punta de los One on One Studios de Hollywood le había dado a la banda una nueva fidelidad que –incluso para quienes lo compramos en cassette- hacía que el bajo, las guitarras y especialmente la batería sonaran más definidos y poderosos de lo que jamás se había escuchado un álbum de rock.

El resto de la historia casi todos la conocemos: De Metallica se extrajeron cinco sencillos que arrasaron con las listas de popularidad en todo el mundo. La inconfundible introducción de “Enter Sandman” es sólo la puerta de entrada a una docena de temas como “Sad But True” o “Wherever I May Roam” -ambas de una gran fuerza musical- o las aclamadas power ballads “Nothing Else Matters” y “The Unforgiven”, esta última una de las más lentas, pero con una de las sucesiones de acordes más elaboradas de todo el álbum.

275
Slash, Axl Rose, Lars Ulrich y Dave Mustaine durante la gira de Metallica y Guns N’ Roses en 1992

Complementado con rolas como “Hollier Than Thou”, “Through The Never” o “The God That Failed”, Metallica era un álbum perfecto para tocarse en vivo, lo cual se demostró en las impresionantes giras que le siguieron durante los tres años siguientes, que se dividieron en el Wherever I May Roam Tour, la gira de varios meses con Guns N’ Roses, Faith No More y Motörhead y finalmente el Nowhere Else To Roam Tour, durante el cual presentaron cinco memorables fechas en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México, que fueron grabadas y lanzadas como un disco triple que formaba parte de su boxset Live Shit: Binge & Purge. Fue además la primera vez que el grupo conocería a Robert Trujillo, quien se les uniría como bajista varios años más tarde.

THE BLACK ALBUM EN NÚMEROS

  • metallica11_bnpic
    Metallica en la entrega del Grammy en 1992.

    Salió a la venta el 12 de agosto de 1991

  • Vendió 597,000 copias en su primera semana.
  • Ganó el Grammy como Mejor Interpretación de Metal en 1992.
  • Se mantuvo en la lista Billboard 200 durante 390 semanas (poco menos de ocho años), lo que lo sitúa como el tercer álbum que más ha permanecido en esa lista, sólo después del Dark Side of the Moon de Pink Floyd y el Tapestry de Carole King.
  • El álbum nunca ha vendido menos de 1,000 copias por semana y, en pleno 2016, el promedio semanal sigue siendo de 5 mil copias vendidas.
  • Hasta 2016 ha vendido 16.4 millones de copias en Estados Unidos, de las cuales 5.8M fueron en formato de cassette.
  • Sus ventas mundiales ascienden a 32 millones de copias (2016).
  • Obtuvo 16 Discos de Platino

CURIOSIDADES
Hace algunas semanas, para celebrar el 25 aniversario del lanzamiento del álbum, la revista Rolling Stone hizo una lista de cosas que probablemente no sabías sobre él:

  • “Enter Sandman” fue lo primero que la banda escribió para este disco.
  • La letra que Hetfield había escrito originalmente para “Enter Sandman” hablaba sobre la muerte de cuna. Bob Rock le sugirió cambiarla para bajarle un poco al tono.
  • A ninguno de los integrantes de la banda le entusiasmaba trabajar con Bob Rock, y su estilo de producción no les gustaba nada. Sin embargo, asumieron el riesgo.
  • El álbum representó la primera vez que los integrantes del grupo grabaron juntos y en vivo en el estudio, en lugar de hacer sesiones separados.
  • James Hetfield confesó que el falsetto del cantante Chris Isaak fue quien inspiró su estilo vocal para interpretar “The Unforgiven” y “Nothing Else Matters”.
  • Tres de los cuatro integrantes del grupo se estaban divorciando durante las grabaciones del álbum.
  • A Hetfield le preocupaba que “Nothing Else Matters” provocara que los fans de Metallica quisieran vomitar.
  • El álbum se grabó en los One on One Studios de North Hollywood, que en ese momento eran famosos por contar con “la mejor tecnología para grabar el sonido de una batería” en EU. El lugar sigue existiendo pero su nombre actual es 17 Hertz Studio.

VIDEOS
Nothing Else Matters

Sad But True

The Unforgiven

Enter Sandman

Anuncios