Por CARLOS MERAZ

Cuando el 21 de octubre de 1991 se lanzó The Fly, el primer single del esperado séptimo álbum de U2, Achtung Baby, que saldría a la venta un mes después, al escucharlo la primera vez pensé: “¿Qué es esto…? Bono enloqueció, se olvidó del rock y está cavando la tumba de la banda irlandesa”.

De tocar el cielo con su aclamado disco The Joshua Tree (1987) saltaban, y sin paracaídas, a las profundidades del infierno, con un sonido postindustrial y desinhibidamente techno que parecía el principio del fin, con el falsete del vocalista y los coros de eunuco de The Edge, todo ello en medio de su distorsión sónica, pletórica de samplers, remixes y loops.

img_4992Una composición si no para el ocaso del mundo, sí para la alineación dublinesa que, anteriormente, por fin ya parecía haber encontrado el estilo para conquistar musicalmente al país de las barras y las estrellas en su grabación Rattle And Hum (1988).

Pero lo que parecía el sonido del Apocalipsis de U2 se convirtió en su Evangelio. Una obra de arte, conceptual y sin duda alguna su mejor álbum hasta la fecha, y no sólo por ser arriesgadamente experimental, sino por qué construyó las bases para la reinvención de un nuevo U2.

A dos años de la caída del Muro de Berlín, símbolo del principio y final de la Guerra Fría, Achtung Baby se inspiró en la reunificación alemana y hasta allá viajaron Bono y compañía para grabarlo en los Hansa Ton Studios de la capital germana -sitio que los nazis utilizaban de “dance hall”-, donde se influenciaron de esa cultura en la cual se sumergió David Bowie en la década de los 70 y decidieron trabajar con el artífice de la trilogía discográfica berlinesa del camaleónico británico, el productor Brian Eno.

fullsizerenderLa tesis del teórico y visionario filósofo canadiense Marshall McLuhan sobre la “aldea global” en una futurista sociedad de la información, que privilegia los medios electrónicos y donde “el medio es el mensaje” influyó en un globalizado U2 -antes de que se popularizara el término- que en The Fly sentenciaba: “Watch more TV”, en un videoclip con un bombardeo de imágenes, mientras en el mundo estallaba la Guerra del Golfo.

Además, Bono acuñaría la expresión que titularía a su más grande y ambiciosa gira: el Zoo TV, un provocador concepto multimedia para una sociedad egocéntrica y deshumanizada, con contundentes mensajes aleatorios, como “Everything you know is wrong” (Todo lo que sabes está mal).

Zoo Station son cuatro minutos de una televisión que no está sintonizada en ningún canal, muestra lo que sucede cuando se vuela por la estratosfera en la noche. Imágenes de televisión por satélite, el tiempo, el canal de televenta, anillos de diamantes cúbicos de circonio, programas religiosos, teleseries”, comentó The Edge acerca del primer corte que abre el disco.

A la transgresora oferta musical de U2 también se le sumaría un radical cambio de look, con el “frontman” en su papel de un teatralizado visionario chiflado, con gafas de sol supermosca de los años 70 -compradas en una tienda de segunda mano- y pose de megalómano “rockstar” para quien el mundo no es suficientemente grande como su ego. Arrogancia y sarcasmo de fin de siglo tras la mirada de un vulgar insecto convertido en pavo real, que hace una apología de los “mass media” en el cuarto sencillo a promocionar Even Better Than The Real Thing.

“Grabamos The Fly. El sonido de la guitarra de The Edge era literalmente como una mosca entrando en tu cerebro y volando por ahí”, advirtió Bono.
fullsizerender-1Pero además del molesto zumbido para los recalcitrantes fans del sonido rockero de U2 se sumaría otro “detalle” en el tercer single que se desprendió de Achtung Baby: One. Un tema que aunque de inmediato se convertiría en “la balada” desgarradora por antonomasia del grupo, superando incluso a With Or Without You, contaría con un polémico videoclip con los cuatro integrantes travestidos donde Bono le canta a su padre Norman Hewson.

Después lanzaría otras dos versiones alternas. Una más convencional, con Bono cantando en un bar, y la otra conceptual, con búfalos y flores. El tema instantáneamente hizo click con los viejos y nuevos fans de la alineación irlandesa, gracias a una estremecedora letra sobre una visión naif de la unificación y de dos personas que se quieren pero igual se hieren mutuamente.

El espíritu religioso del practicante Bono no estaría ausente en su séptimo trabajo en estudio, a través de la canción Until The End Of The World, donde se narra una hipotética charla entre Jesucristo y su traidor apóstol Judas Iscariote, bajo efectos y distorsiones de guitarra, cortesía del arquitecto del nuevo sonido de U2: The Edge.

fullsizerender-2A 25 años de su aparición, Achtung Baby, que se terminaría de grabar en los Windmill Lane Studios de Dublín, tras la pérdida de las grabaciones en Berlín, se erige como quizá el último disco conceptual donde cada corte complementa a la obra y del cual el tema Ultra Violet (Light My Way) es, por mucho, su trabajo más elaborado que sintetiza una “master piece”.

En el inicio de la última década del Siglo XX, U2 le voló la cabeza a una generación con un álbum sin desperdicio, cuyos 12 temas elevan al disco a ser no sólo el trabajo más elaborado y radical de la cuarteta irlandesa sino uno de los mejores en la historia del rock.

Como bien dijo Bono alguna vez al definir su obra maestra: “Achtung Baby eran cuatro hombres talando el árbol de Joshua”.

VIDEOS

The Fly

One

Ultra Violet (Light My Way)

Anuncios