Buscar

Los Casi Famosos

Historias reales de periodistas reales en un mundo irreal

mes

febrero 2016

El día que México tomó por asalto a Hollywood

POR JORGE ÁVILA

Una de las experiencias más satisfactorias a todos niveles que he tenido como periodista y amante del cine ocurrió hacia finales de febrero de 2007, cuando se llevó a cabo la entrega número 79 del Oscar, en el Kodak Theatre de Los Ángeles. Fue especial porque si bien el talento mexicano ya había sido nominado y reconocido con anterioridad por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood (AMPAS), el ver el nombre de un mexicano aspirando al premio más famoso del cine era algo esporádico.

A partir del año 2000 las cosas comenzaron a cambiar, con la nominación al Oscar ese año como Mejor Película Extranjera para Amores Perros, de Alejandro González Iñárritu; en 2002 fue el turno en esa misma categoría de El Crimen del Padre Amaro, de Carlos Carrera; de Salma Hayek como Mejor Actriz, por Frida; y de Alfonso y Carlos Cuarón a Mejor Guión Original por Y tu mamá también; y en 2005 fue Rodrigo Prieto el nominado por su trabajo en Brokeback Mountain.

Pero 2006 fue especial porque fue el inicio de una invasión de talento nacional no sólo en las grandes producciones de Hollywood, sino en las nominaciones al Oscar. Ese año hubo 10 mexicanos nominados en diversas categorías, un récord que continúa hasta la fecha en cuanto a cantidad, más no a calidad. La historia ya es conocida, con los triunfos que han tenido en años recientes El Negro Iñárritu, el Chivo Lubezki y Alfonso Cuarón, pero la ceremonia de 2007 fue el parteaguas que puso en el ojo del mundo al talento mexicano. Fue la gran ventana que nos ha traído hasta ahora… y vaya que fue una experiencia inolvidable.

Seguir leyendo “El día que México tomó por asalto a Hollywood”

Anuncios

Christina Aguilera no sabe lo que quiere

POR MIGUEL ANDRÉS GONZÁLEZ

“Genie in a bottle”, “What a girl wants”, “Reflection”… fueron algunos de los éxitos que catapultaron a Christina Aguilera a disputarle el trono del pop, en 1999 y a sus tiernos 18 años, a una entonces pujante Britney Spears, de 17, y quien acaparaba la atención mundial con el video de “…Baby one more time”.

De niñas habían coincidido actuando en el New Mickey Mouse Club, pero tiempo después irrumpieron en la escena con diferentes atractivos: Britney ofrecía una imagen de colegiala con un toque de picardía y malicia, mientras que Christina exponía una voz… ¡qué voz! Un talento que podía rivalizar con el de cualquier estrella pese a su juventud.

En esta historia nos centraremos en la rubia de padre ecuatoriano, y todo porque representa un ejemplo muy claro de artista de carrera irregular, con altibajos, en la cual pasó de ser una figura sólida de la música a rebajar su perfil descuidando lo que mejor sabe hacer y desempeñándose como juez del reality The Voice. Seguir leyendo “Christina Aguilera no sabe lo que quiere”

Celia, me cuesta tanto olvidarte

POR EDUARDO MARTÍNEZ SOTO ALESSI

Siempre admiré mucho a Celia Cruz, no sólo por su extraordinaria historia de vida y su herencia musical, sino especialmente por haber sido una de las primeras mujeres en llevar la música latinoamericana -no sólo la cubana- a rincones de todo el mundo y convertirla en un éxito gracias a una voz, un estilo y una personalidad que nadie, nunca, podrá igualar.

A Celia la conocí por primera vez en el año 2000, cuando trabajaba en Televisa; era diciembre y tocaba cubrir el Teletón en el Estadio Azteca. A cada uno de los integrantes de mi equipo se nos había asignado una tarea en el evento y la mía era estar en el área de vestidores del estadio (que funcionaban como camerinos para los artistas) para apoyar a la producción en lo que se ofreciera y facilitar el flujo desde y hacia el escenario, pero también para aprovechar el acceso a esa área para conseguir entrevistas exclusivas.  Seguir leyendo “Celia, me cuesta tanto olvidarte”

Don’t Believe The Truth (o la decepción con los Gallagher)

POR CARLOS VEGA

La tercera vez que Liam Gallagher se levantó del sofá colocado al fondo de uno de los salones del lujoso hotel Four Seasons de la Ciudad de México, fue para poner “I Want You (She’s so Heavy)”, de The Beatles, en el CD player que estaba al otro extremo del salón. Para entonces, yo estaba muriéndome del aburrimiento y a punto de abandonar el lugar, pero decidí esperar a que terminara la canción -una de mis favoritas de los Fab Four-, y de paso acabarme mi cuarto gin and tonic de la noche.

Un par de horas antes, Liam, su hermano Noel y los demás integrantes de Oasis habían concluido su gira mundial Don’t Believe The Truth ante cerca de 20 mil personas en el Palacio de los Deportes de la capital azteca. Tras poco más de dos horas de concierto, el cover de “My Generation”, de The Who, puso punto final a una gira que a lo largo de casi un año había pasado por Europa, Asia, Norteamérica y Sudamérica, para tener su última parada en México.

Seguir leyendo “Don’t Believe The Truth (o la decepción con los Gallagher)”

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: